Receta de pastel de calabaza

El pastel de calabaza es uno de los postres estrella de la cocina norteamericana, siendo especialmente popular en determinados momentos a lo largo del año como pueden ser el Día de Acción de Gracias, Navidad o Halloween. No obstante, en España no es un plato desconocido, y no es raro encontrarlo en nuestras mesas en distintas localidades durante el Magosto, celebración relacionada con la recolección de la cosecha de castañas.

Hoy vamos a ver cómo podemos preparar este pastel de calabaza aprovechando que llega el frío, que mañana es Halloween y lo más importante; que es un producto de temporada, fácil de encontrar, económico e ideal para consumir durante estas fechas.

En Huerta PRADO ANCHO cultivan y producen verduras y hortalizas de temporada donde, por supuesto, podemos encontrar unas calabazas maravillosas. Por otro lado, Tabuenca nos da la posibilidad de adquirir calabaza en distintos formatos, como calabaza tierna cortada en rodajas, calabaza en fideos y calabaza fresca envasada al vacío.

Ingredientes (para 8 porciones):

  • 1 masa quebrada
  • 425gr de puré de calabaza
  • 400gr de leche condensada
  • 2 huevos L
  • 1½ cucharadita de canela molida
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • ¼ cucharadita de jengibre molido
  • ¼ cucharadita de sal
  • ¼ cucharadita de cardamomo molido
  • ⅛ cucharadita de clavo molido

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 220º. Ponemos la masa quebrada en un molde redondo apropiado para horno, y rizamos los bordes. A continuación, lo colocamos en la nevera mientras preparamos el relleno.
  2. Para hacer el relleno, mezclamos el resto de los ingredientes en un bol.
  3. Sacamos la base de la nevera, y vertemos el relleno en ella.
  4. Metemos al horno y lo dejamos 15 minutos a 220º.
  5. Sacamos el pastel y cubrimos los bordes con cuidado con papel de aluminio para evitar que se quemen. Bajamos la temperatura a 170º y continuamos horneando el pastel durante 30 minutos más, Una vez pasado este tiempo, metemos la punta de una aguja (o un cuchillo, si no tenemos agujas a mano) para ver si el pastel ya está cocinado por dentro.
  6. Si está cocinado, sacamos del horno y dejamos enfriar.

Y así tenemos listo un postre para compartir y disfrutar del otoño. ¡Buen provecho!

Comentarios 0

Add Comment