18 de diciembre: Día Mundial del Cochinillo Asado

Nuestro tan popular y delicioso “Cochinillo asado” es tan especial que cuenta con un día propio el 18 de diciembre,  homenajeando este asado tan suculento y típico segoviano en el Día Mundial del Cochinillo Asado.

Un cochinillo es un animal de entre 4,5 kg y 6,5 y cuya edad no supera el mes de vida, el cual aún se sigue amamantando con leche materna. Todo esto hace que una vez asado su calidad sea extraordinaria, quedando una piel crujiente en el exterior y una grasa fluida y fácilmente digerible en el interior, dando lugar a una carne jugosa. Tan significativa es la calidad del cochinillo asado que desde el año 2002 “El Cochinillo Segoviano” es Marca de Garantía, avalada por la Asociación PROCOSE.

Su origen proviene de la cultura romana donde ya se cocinaba de una manera muy similar a la que tenemos hoy en día, básicamente con  agua y sal, aunque en la actualidad es más común que se le añadan especias como tomillo, romero o perejil. El consumo de este pequeño animal estaba asociado las clases altas, más ricas y pudientes, que se podían permitir el lujo de sacrificar un animal de edad tan temprana, el resto de clases sociales se conformaban con ejemplares de mayor tamaño y edad, en los cuales la carne ya no es igual de tierna y jugosa.

Según cuenta la leyenda, el consumo de cochinillo se popularizó a medida que estas clases bajas fueron adquiriendo poder adquisitivo. En la década de los años 30, la sociedad española comenzó a viajar por placer, además de que grandes figuras políticas, artistas e intelectuales del país fueron conociendo “El Cochinillo Segoviano”, caracterizado por una crianza de las madres con mucho esmero junto con un asado a base de horno de leña y mimo.

Todo esto coincidió con un azaña que a la vista puede parecer de lo más simple pero que marcó un hito en la historia del cochinillo segoviano, el famoso corte del cochinillo con plato. El Mesón Candido, que desde hace décadas se encuentra ubicado a los pies del Acueducto, fue el lugar donde tuvo lugar. Según cuenta la leyenda, Cándido, mesonero mayor de Castilla y dueño del establecimiento, se encontró un día con que no tenía un cuchillo a mano para partir el asado, por lo que decidió emplear un plato que hiciera esta función. Esta forma de cortar el asado cayó en gracia a sus comensales y comenzó a utilizarse con asiduidad, hasta que un día se le escurrió el plato de las manos y se rompió, dando lugar a la típica y famosa forma de partir el cochinillo en la actualidad.

Que un cochinillo asado pueda partirse con un plato es sinónimo de su buena calidad, su piel crujiente se rompe con facilidad y su carne jugosa y tierna no necesita un afilado cuchillo.

El Mesón Cándido es uno de los restaurantes más típicos y famosos para degustar un buen cochinillo pero existen muchos otros en la provincia donde también puedes deleitarte con su deliciosa textura, crujiente por fuera y jugoso por dentro, y su magnífico sabor. Algunos de ellos son: Restaurante Jose María, Casa Duque, Casares, La Portada del Mediodía, Taberna López o El Sitio.

Si no quieres venir a disfrutar de las vistas de esta maravillosa ciudad, no te preocupes porque también se puede gozar de un buen cochinillo segoviano sin salir de casa. En Cárnicas Tabladillo son especialistas en cochinillo y ofrecen una amplia variedad de asados que llegan directamente a tu mesa, desde piezas frescas a cochinillos que solo necesitan un ligero horneado, además de una infinidad de cortes y formatos. En la Cooperativa Mesenor también ofrecen en su tienda online asados de cochinillo, para que puedas disfrutar de este manjar cómodamente sin salir de casa.

Si aún no has probado este maravilloso asado segoviano o te apetece volver a degustar este manjar, hay cientos de opciones al alcance de la mano y ya sabes que “Del cerdo.. hasta los andares”. ¡A disfrutar!

Comentarios 0

Add Comment